Hospitalidad de Ntra. Sra. de Lourdes (León)

Deberes y Obligaciones


Vas a Lourdes, como hospitalario, a ejercer unas obligaciones específicas y un servicio que cumplir, ante todo, pero…. También y como los demás que allí acuden eres PEREGRINO, que respondes a la llamada de la Virgen quien dijo a Bernardita:” Quiero que la gente venga en procesión”.


Tenemos que pedir, que interceder, tenemos que dar gracias, tenemos que convertirnos. Va a ser muy difícil encontrar tiempo para los asuntos propios, pero si nos lo proponemos, es seguro, que podremos encontrar la manera y los momentos indispensables para una reflexión personal. Pensemos sobre nuestra oración, la disponibilidad, la cualidad espiritual de nuestro servicio a los enfermos, etc. ¿No podremos aislarnos unos minutos para dialogar aunque sea brevemente con Cristo y con María, para repetirles: “ aquí estoy”.

No resulta fácil ser un buen hospitalario. Se necesita disciplina, mucha paciencia, trato agradable, respeto para todos, acatamiento a las instrucciones recibidas en cada momento, puntualidad en la asistencia y fidelidad en el cumplimiento de los trabajos encomendados. No abandonemos nunca el servicio hasta que no llegue el turno de relevo o que la persona responsable dé por finalizado el servicio.

Siempre hemos de tener en cuenta:

  • que nuestra misión es de servicio y entrega
  • es muy importante esforzarse por dejar el “yo” en León
  • aunque tengas un responsable, Tú debes ser responsable
  • comunica siempre cualquier incidencia o anomalía que surja a la persona responsable del grupo
  • si en algún momento te encuentras enfermo o indispuesto para realizar el trabajo, si tienes que abandonarlo deberás comunicarlo a la persona responsable para ser sustituido en la misión. Las personas pueden cambiar pero los trabajos no pueden dejar de hacerse.

Con relación a los enfermos

  • tenemos que atenderlos con el máximo respeto, con simpatía, atención, diálogo sincero, saber escucharlos con una relación amistosa y siempre cordial
  • cuidar los gestos, oir con discreción, nunca preguntar más de lo que ellos quieran decir. Respeta su intimidad
  • cuidado con lo que prometes: debes cumplirlo
  • no olvides que vas a recibir más que vas a dar
  • nunca actuemos por compasión, ni demostremos paternalismos
  • debemos ser generosos y acompañar a todos los enfermos, indistintamente de tu relación con ellos.

GRACIAS POR TU COLABORACIÓN

.
Muestra auxiliares y enfermos de la Hospitalidad de Ntra. Sra. de Lourdes (León) en peregrinación en Lourdes